27.11.08

Los hombres ante la violencia contra las mujeres

Jornada contra la violencia de género organizada por el Consejo de la Mujer de la Comunidad de Madrid Madrid 28 de Noviembre de 2008. Me llamo Ramón Linaza Soy actor Y miembro de un grupo de hombres por la igualdad de género. Cuando se aprobó la Ley de Igualdad, fue cuestionada desde algunos sectores argumentando que resultaba discriminatoria para los hombres Un grupo de hombres manifestamos públicamente que la igualdad de entre los géneros no podía en modo alguno discriminar a los hombres. Muy al contrario, eran algunos privilegios de los hombres los que resultaban cuestionados. Digo algunos por que los hombres seguimos disfrutando de privilegios por ser hombres pese a la ley. De aquí surgió la idea de reunirnos para reflexionar sobre nuestra forma de ser hombres. Como vivimos en lo cotidiano nuestro género. La violencia es la punta de un iceberg del poder de los hombres sobre las mujeres, de los abusos cotidianos, abusos de poder. Pero no es posible separar la violencia de contra las mujeres de la violencia Violencia contra la infancia, los indigentes, los inmigrantes, los animales. Contra los homosexuales, los transexuales...Los hombres que salen en defensa de una mujer maltaratada como Jesús Neira:
Me pregunto como ha podido triunfar durante tantos siglos el matriarcado. Sospecho que en igualdad de condiciones las mujeres suelen ser más trabajadoras e inteligentes. Algunas especies inteligentes como abejas u hormigas han resuelto el conflicto entre los géneros reduciendo a los machos a la función de zánganos. La respuesta parece sencilla: por la fuerza, a través de la violencia, primariamente, después el poder de los hombres se hace más sofisticado y sutil, se buscan argumentos para justificar el abuso de poder. En un célebre Concilio los hombres reunidos decidieron que las mujeres también tenían alma y siglos más tarde las mueres terminaron pidiendo el derecho al voto. Las mujeres cuidaban a niños ancianos y enfermos, buscaban agua y leña. Los hombres hacian la guerra y la caza formaba parte de esa guerra de la que regresaban con su botin a disfrutar el descanso del guerrero. Por eso la violencia contra las mujeres, el machismo es inseparable de la violencia de la especie humana contra su entorno y contar sí misma.
Pensamos que es necesario repensar lo que significa ser hombres, redefinir la masculinidad preñandola de valores, obligaciones, costumbres y conocimientos tradicionalmente asignados a las mujeres, renunciando así a nuestros privilegios de cuna “El fenómeno de la VIOLENCIA DE GÉNERO es de una magnitud escalofriante. Ante él, los hombres no podemos desviar la vista como si fuese suma de “casos particulares” a los que somos ajenos. La VIOLENCIA MACHISTA es una lacra social que sufren abrumadoramente las mujeres, y que se expresa también en la homofobia y la transfobia o en ataques contra algunos hombres cercanos a las mujeres agredidas o que tratan de impedir alguna agresión. LOS HOMBRES SOMOS RESPONSABLES DE ESTE INMENSO PROBLEMA SOCIAL. TENEMOS QUE REACCIONAR MUCHO MÁS Y DECIR NO. Nuestra reacción no puede esperar a que se produzcan situaciones extremas de violencia física. No podemos ignorar que, en un marco social patriarcal, los varones asumimos y desarrollamos, de forma consciente o inconsciente, prácticas cotidianas de coacción y discriminación de las mujeres. Hay que actuar mucho antes: ES URGENTE QUE TODOS LOS HOMBRES IDENTIFIQUEMOS Y RENUNCIEMOS DE FORMA PRÁCTICA Y COTIDIANA A PRIVILEGIOS de los que nos aprovechamos como si fuesen algo natural, pero que llanamente son abuso y caldo de cultivo para la violencia. Las cifras indican tozudamente que los hombres seguimos desviando hacia las mujeres las tareas de cuidado y las responsabilidades de la vida cotidiana, doméstica y afectiva, de lo que deriva su discriminación laboral, una sobrecarga física y mental y la apropiación masculina de los espacios de decisión y poder. La igualdad en todo tipo de tareas y responsabilidades es condición necesaria para alcanzar la igualdad en el trabajo y la vida social. LOS HOMBRES TENEMOS QUE CAMBIAR NUESTRAS METALIDADES, ACTITUDES Y CONDUCTAS, renunciando al silencio, inmovilismo y resistencia pasiva que siguen produciendo desigualdad y dan aliento a la violencia machista. Ese cambio es nuestra responsabilidad personal, pero también debe ser fomentado y favorecido socialmente. Por ello, apoyamos a las mujeres y a sus organizaciones cuando exigen a los poderes públicos acciones positivas y efectivas contra la desigualdad de género, iniciativas y leyes dotadas de los suficientes medios, dirigidas a lograr un reparto equitativo de todas las tareas y responsabilidades de la vida cotidiana, social, doméstica o laboral, a poner fin a toda situación de privilegio masculino, legal o de hecho, y a reconocer y garantizar plenamente el derecho de las mujeres a decidir, sin tutelajes ni coacciones, sobre su vida, sus afectos, su sexualidad y su maternidad” Esto es lo que decía el manifiesto de la 2ª Manifestación de Hombres contra el machismo y su violencia celebrada en Madrid el pasado 25 de octubre por iniciativa de “Una asamblea de hombres contra la violencia machista de Madrid” Algunos hombres pensamos que tenemos algo que decir y que hacer como hombres ante la violencia contra las mujeres. Nos manifestábamos a favor de la igualdad plena entre hombres y mujeres lo que nos llevaba a cuestionar la posición de privilegio social que los hombres hemos tenido y seguimos teniendo en una sociedad patriarcal. Lejos de sentirnos discriminados por medidas que favorezcan la presencia paritaria de hombres y mujeres en distintos ámbitos de la vida social, profesional, política, cultural... consideramos que tales avances nos hacen más libres y plenos tanto a hombres como a mujeres, al permitir que la sociedad se beneficie del talento, la iniciativa, la profesionalidad, de todos sus miembros y no únicamente, o mayoritariamente, de los de género masculino. Las mujeres son las protagonistas de una larga lucha en contra de su opresión histórica y en particular en contra de la violencia específica que sufren por ser mujeres. A los hombres nos corresponde cuestionar un modelo de masculinidad, un poder patriarcal, una cultura machista, inseparables de la discriminación y la violencia contra las mujeres. Por eso no aceptamos que la necesidad de renunciar a los privilegios que los hombres hemos tenido históricamente suponga en modo alguno una discriminación. En los años setenta algunos hombres nos acercamos al feminismo a través de nuestras amigas y compañeras feministas. Con ellas compartíamos el sueño de una sociedad más libre y más justa. Ellas nos hicieron comprender la necesidad de combatir la opresión específica de las mujeres si realmente queríamos alcanzar la igualdad. También algunos hombres hemos sido víctimas históricamente del machismo. La lucha de las mujeres por disponer libremente de su propio cuerpo y su defensa de una sexualidad no reproductiva nos abrió una puerta a los hombres homosexuales, que si bien seguimos compartiendo privilegios con los demás hombres, hemos avanzado en nuestros derechos sociales, nuestra libertad y dignidad gracias en gran medida al movimiento feminista y su cuestionamiento del machismo y el patriarcado. Cuando un sector de las propias mujeres cuestiona la vigencia del término feminista, ¿tiene sentido que determinados hombres nos proclamemos feministas? ¿Cómo nos afecta a los hombres el fenómeno de la violencia de género y cual debería ser nuestra respuesta? ¿Existe alguna relación entre la violencia que se ejerce contra las mujeres y otras formas de violencia presentes en nuestra sociedad: la violencia contra la infancia, la homofobia, la xenofobia, la violencia contra los indigentes, los animales, la naturaleza...? En definitiva, la violencia contra seres a los que el agresor considera inferiores, y que objetivamente se encuentran en una situación de indefensión. Parece obvio decir que la violencia hacia las mujeres afecta también a los niños, víctimas de los mismos episodios de violencia, unas veces de forma muy directa al sufrir también el maltrato físico o el asesinato por parte del agresor, siempre como aterrorizados espectadores de la violencia hacia su madre. “La maté por que era mía”, “algo habrá hecho”, “con lo hija de puta que es seguro que no es la primera vez que la pegan”. Este tipo de frases aberrantes no hablan de un remoto pasado sino , por desgracia, de una realidad social y cultural que dista mucho de haber sido erradicada. La supremacía del varón, la obligación de la mujer de callar y obedecer, de sufrir en silencio, el sentimiento de culpa de la mujer maltratada y sus dificultades de todo orden para romper con su maltratador, no son cosas del pasado. Pero la violencia extrema, la que acaba con la vida de tantas mujeres a manos de sus parejas o exparejas, es tan sólo la punta del iceberg de una violencia más sutil y cotidiana. Tal vez los avances que se han venido produciendo en los derechos de las mujeres desde hace algo más de 100 años, su creciente presencia en la vida social y laboral hayan provocado el desconcierto de ciertos hombres aferrados a un machismo ancestral e incapaces buscar una nueva masculinidad que asuma una igualdad plena y renuncie a privilegios históricos. Por esta razón es importante que pequeños grupos de hombres se reúnan para reflexionar sobre nuestro papel como hombres frente a la violencia contra las mujeres. ¿podemos hoy en día ser plenamente hombres –en el sentido de humanos de género masculino- sin sufrir antes una profunda femenización de nuestras actitudes y comportamientos? ¿Cuántos casos como el de Jesús Neira tienen que darse para que la inmensa mayoría de los hombres asuman el compromiso de tolerancia cero frente al machismo y la violencia contra las mujeres? En este contexo creo que tiene sentido que los hombres nos proclamemos feministas, pro-feministas, igualitarios, aliados de las mujeres que luchan por su plena igualdad, en definitiva que hagamos nuestros los valores de la plena igualdad entre hombres y mujeres. No creo en absoluto que la energía transformadora y liberadora del feminismo se haya agotado, por más que haya que reconocer algunos avances importantes en el camino hacia la igualdad, particularmente en un país como España tan ligado histórica y culturalmente a un machismo elevado a la categoría de mito. Por el contrario creo que el protagonismo de las mujeres en los retos políticos y sociales del futuro próximo de la humanidad no dejará de crecer, y que su lucha valerosa y su activismo nos beneficiarán también a los hombres. La mujer africana Wangari Maathai, premio Nobel de la Paz en 2004, impulsora del “Movimiento Cinturón Verde” al que solamente en Kenia pertenecen 6.000 grupos de mujeres, ha ligado la lucha contra la exclusión de las mujeres, contra la pobreza y contra la destrucción del Medio Ambiente. Feminismo y ecología son hoy en día dos fenómenos sociales relacionados. Porque la especie humana necesita para garantizar su futuro redefinir su relación con el planeta, con ese ser vivo que hoy llamamos Gaia y tradicionalmente se ha llamado MADRE TIERRA. Grupos como las “Mujeres de Negro” han protagonizado la lucha por la Paz en lugares como los Balcanes. En España colectivos como la Plataforma Mujeres Artistas contra la violencia de Género” han puesto en marcha campañas específicas contra el asesinato de cientos de mujeres en la ciudad mexicana de Tijuana o a favor de la paz en Oriente Medio. Por no hablar de cientos de miles de mujeres que recogen y cuidan animales abandonados Este activismo de las mujeres, no solamente a favor de sus derechos y su dignidad sino también de causas como la paz, la tolerancia, el respeto al medio ambiente, la cooperación... debería estimular la conciencia de los hombres y nuestro compromiso con valores universales que compartimos. Pero la sombra del machismo es alargada. Por eso junto al apoyo solidario a la lucha de las mujeres, los hombres debemos también reflexionar críticamente sobre nuestros comportamientos cotidianos, cambiando nuestras actitudes dentro y fuera de casa. Muchas jóvenes creen que la igualdad ya está conseguida, pero existe una desigualdad aparentemente invisible mucho más sutil que sigue el modelo tradicional de masculinidad y cuyo núcleo duro está en la experiencia cotidiana de las pequeñas-grandes cosas, como poner la lavadora o saber si falta un limpiador para reponerlo. Me preguntaba si existe una relación entre la violencia contra las mujeres y otras formas de violencia presentes en nuestra sociedad. Mi respuesta es: definitivamente sí. El hombre capaz de maltratar hasta la muerte a un animal “por que es mío”¿no reproduce un comportamiento patriarcal y antropocéntrico, en donde otros seres vivos, incluidos los de su propia especie son considerados meros objetos de su posesión cuya función es satisfacer sus deseos, necesidades y caprichos?. Un hombre que apalea hasta a la muerte a su perro por que dice que es suyo Es tan canalla como el cobarde que asesina a una mujer diciendo la “maté porque era mía” Un hombre capaz de torturar y asesinar en la plaza pública a un toro es tan cobarde como el hombre que maltrata a una mujer. Parece existir una redefinición del mito femenino y el mito masculino y por tanto de las relaciones entre los géneros. Un duelo entre la diosa del Amor, Venus (Afrodita) y el dios de la Guerra, Marte (Ares). Por decirlo en términos mitológicos un creciente número de hombres renegamos del culto a la guerra y la violencia de Marte y nos identificamos con mitos femeninos que tienen que ver con el cuidado de nuestro hogar, la madre tierra, con las redes sociales que tejen desde la cooperación mecanismos para desterrar la violencia, la intolerancia, la exclusión social. Las mismas fronteras entre los géneros se hacen más difusas con la irrupción en la vida pública de personas transexuales, hombres femeninos, mujeres con poder y un largo etc que cuestiona la visión tradicional de lo masculino y lo femenino. Tradicionalmente hemos atribuido a las mujeres valores y funciones tales como el cuidado de los más débiles –niños, ancianos, enfermos- el cuidado del entorno, del hogar, de los animales Valores como la compasión –sentir con el otro- o la ternura, valores y funciones que los hombres debemos compartir y asumir para ser plenamente humanos. “No sabía yo, hasta que me dejó mi mujer, lo dificil que es tener un hogar. No un piso, no, un hogar. Un hogar es blanco las manos de las mujeres, las manos esas pequeñas y ajadas pero con sus uñitas pintadas, las manos de las mujeres que dan de comer, que colocan cada tapón en su frasco... en mi casa todos los frascos tenían su tapón encima. Nunca he vuelto a tener esa experiencia. Mi corazón quedó roto y mi frasco destapado para siempre” dice un personaje masculino “sin techo” en la obra teatral “Caídos del cielo”escrita por Paloma Pedreo como homenaje a Rosario Endrinal, quemada viva en un cajero de Barcelona en 2005. “La calle me gusta en verano, la lluvia limpia las aceras y dos chicas, dos mujercitas preciosas vestidas de verde vacían las papeleras y barren los cartones. Y yo miro sus manos blancas, pequeñas, útiles, haciendo hogar”... “Si yo hubiera tenido unas manos útiles como las de una mujer, seguramente habría rehecho mi vida y ahora tendría otra mujer, otros niños, otros dos trienios. Pero amigos, yo siempre he sido un inútil” Con toda la modestia de quienes asumimos un papel secundario, los hombres igualitarios queremos aprender de las mujeres y de su lucha, asumir su mirada y su actitud. Renunciar a nuestros privilegios, a nuestras actitudes prepotentes, intolerantes, violentas, competitivas. Compartir con vosotras un futuro más equilibrado y justo, más pleno y armonioso para todos. No queremos ser una moda pasajera, sino contribuir a un nuevo modelo de masculinidad alejado del actual patriarcado y de un productivismo insensato y depredador de una planeta finito que deberíamos cuidar entre todos porque es nuestro hogar común.

3.11.08

La calle es puro teatro

Así titula el Norte de Castilla la crítica de la función "Caidos del Cielo" que nombre tan bonito y tan real para nuestra compañía: TEATRO DEL ALMA porque verdaderamente es un teatro hecho con el alma, desde el alma, en un mundo en el que abundan los desalmados. "como vas a fumar ahora que se te han borrado las manos? pregunta Charito y Avelino responde "con el alma" Ha habido muchos viajes en esta función, pequeños viajes iniciáticos, viajes en los que actores y personajes andábamos buscándonos, historias trenzadas de almas rotas y recompuestas, historias de la calle, porque la calle es puro teatro, teatro del alma en carne viva. Me preguntan donde vamos estar después de estas primeras cuatro funciones en el Festival de Otoño, en el Teatro Fernán Gómez. Como voy a sentir la semana próxima, mañana mismo, no ver a Marcelo, a Amadeo, al cetrero de palomas, al hombre con el corazón roto... No se todavía cuando ni donde, pero habrá más funciones sin duda. La primera probablemente en Torrelodones. Odi, mi perro recogido de la calle ha estado esplédido en la función y Paloma Pedrero habla de él en sucolumna en La Razón: http://www.larazon.es/78310/noticia/2/Chuchos muy pronto estos Caídos del Cielo volverán a estar en escena.

27.10.08

La M30 ahoga a los madrileños

Según un informe de la Comisión de Vigilancia y Seguimiento de la Gestión Integral de la vía del 26 de marzo de 2007 – y que sólo hemos podido conocer más de un año después -, “el coste final de la M-30 será de DIEZ MIL CUATROCIENTOS MILLONES DE EUROS”. Los Verdes de Europa, integrados en la Plataforma M30 No más coches y el Foro por la Movilidad Sostenible de la Comunidad de Madrid, nos opusimos al proyecto estrella del Alcalde tanto por su desproporcionado coste como porque su ejecución iba en contra de las necesidades de la ciudad en materia de movilidad, calidad del aire y salud pública y por su enorme coste medioambiental en el cauce y las riberas del río Manzanares, con la pérdida de miles de árboles y el deterioro numerosos parques y espacios verdes. Sí había otra alternativa, basada en el principio de que la ciudad (y la Comunidad de Madrid) necesitaban reducir radicalmente el uso del coche para conservar el patrimonio medioambiental y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Propusimos un bulevar circular que cerrara la herida que la autopista había ocasionado en el tejido urbano, con carriles reservados al transporte público incluyendo un metro ligero o tranvía que aliviara la saturada linea 6 del metro, para la movilidad ciclista y espacio para los peatones. Un Paseo de la Castellana circular que conservara los emblemáticos nombres del cinturón: Avenida de la Paz, Avenida del Manzanares y Avenida de la Ilustración. Una solución pacífica e ilustrada que recuperara el valle del Manzanares a su paso por la ciudad. No se trataba de facilitar la entrada diaria de un millón de vehículos al a almendra central, sino de ofrecerles suficientes aparcamientos disuasorios a lo largo del cinturón y un sistema de transporte público eficiente, para acceder a una ciudad pensada para las personas y no para las máquinas contaminantes. Nuestras peores previsiones se han cumplido: el coste real a pasado de los 4.800 millones de euros a 10.400. Las inundaciones de los túneles se han sucedido a lo largo de los meses, el espacio ganado al esconder los coches debajo de la alfombra sigue siendo un erial en el que nunca crecerán los árboles sobre el hormigón. La Comisión Europea dictaminó la obligación de la Declaración de Impacto Ambiental exigida por vecinos y organizaciones de acuerdo con la legislación vigente y el Ayuntamiento se comprometió ha hacer una evaluación de impacto ambiental “a posteriori”, que debería corregir y compensar los impactos a través de un proceso de información pública que permitiera a los afectados presentar alegaciones, pero nada de esto ha ocurrido. Sin embargo, pese a los catastróficos efectos de la ampliación de la M30, no puede considerarse un tema cerrado. Muchos problemas se han agravado, empezando por el alarmante endeudamiento del consistorio que impide dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos en cuanto a dotaciones ya previstas que se han visto afectadas por la moratoria a las inversiones. Es necesario afrontar la imperiosa necesidad de una LEY PARA LA MOVILIDAD SOSTENIBLE en la Comunidad de Madrid así como de Planes de Movilidad Sostenible en todos los municipios empezando por la capital, que permitan hacer compatible la movilidad con la salud, el patrimonio natural e histórico, los espacios públicos y en definitiva la calidad de vida. Como ya dijimos hace cuatro años: MENOS COCHES equivale a MÁS MADRID

22.10.08

De nuevo el eje Prado Recoletos

El Ayuntamiento de Madrid acaba de anunciar una moratoria para todos los proyectos previstos (lo que incluye muchas dotaciones sociales como centros de mayores, dtaciones deportivas y culturales) debido a la crisis económica. En realidad, crisis económica aparte, la falta de liquidez del Ayuntamiento se debe más bien a su fuerte endeudamiento, consecuencia de las inversiones en la ampliación de la M30 así como de otros capítulos tales como contratación de personal de máxima confianza, gastos de autobombo, reforma del Palacio de Comunicaciones... Dos proyectos estrella quedarían a salvo de la moratoria: la Remodelación del Eje Prado Recoletos y la Candidatura Olímpica. Hace ya tiempo que Los Verdes nos manifestamos en contra del Proyecto Prado Recoletos, por su coste, su afección al bulevar del Prado y sus elementos histórico artísticos así como por la ausencia de un Plan de Movilidad Sostenible para el conjunto de la ciudad. Aún así, reconocemos que el proyecto, con su reducción del tráfico rodado es preferible a la opción defendida por la Comunidad de Madrid: construir un tunel. Ecologistas en Acción acaba de presentar una propuesta detallada para el Paseo del Prado que suscribimos totalmente: http://www.ecologistasenaccion.org/IMG/pdf_Plan_Ecologista_RP.pdf dice el refrán que en época de tribulaciones es mejor no hacer mudanza El Paseo del Prado necesita básicamente la reducción del tráfico rodado privado (y con ello la reducción de la contaminación, el ruido y la ocupación del espacio público por los coches) así como acciones de consolidación y mejora de su patrimonio tanto arbóreo como escultórico-ornamental. Resulta mucho más racional y barato reducir el tráfico en ambas calzadas, ampliar las aceras, conservar el bulevar y dotar al Paseo de carriles bici y más espacio para los peatones, que la idea del equipo de Trajineros dirigido por Alvaro Siza, según la cual se peatonalizaria totalmente la calzada este (próxima al Mueseo del Prado) y todo el tráfico circularía por la calzada oeste (junto al Ministerio de Sanidad). Nos nos parece aceptable de ningún modo la construcción de un carril para el transporte público en lo que ahora es el bulevar, lo que sin lugar a dudas afectaría a gran parte del arbolado, especialmente en las proximidades de Atocha, donde el bulevar decrece hasta convertirse en una mera hilera de árboles. Es verdad que renunciando a la peatonalización de la calzada este, no se recupera el Salón del Prado como gran plataforma peatonal delante del Museo del Prado, pero en cambio, se conserva el bulevar con todos sus elementos y se mejora notablemente la calzada oeste que es la más deteriorada y agredida por el tráfico. Pero volvemos a insistir en que este tipo de actuaciones parciales deben ir enmarcadas dentro de un plan general para una Movilidad Sostenible en toda la ciudad. Es desde luego correcto reducir el tráfico en el centro histórico de la ciudad, pero al mismo tiempo es imprescindible garantizar a los ciudadanos alternativas para su movilidad a través del transporte público y la movilidad peatonal y ciclista en el conjunto de la ciudad. De otro modo, las limitaciones al tráfico en un punto no hacen sino aumentar el tráfico en otras vías (en este caso por Alfonso XII y Menendez Pelayo con los perjuicios que ello ocasiona al histórico Parque del Retiro). El Foro por la Movilidad Sostenible de la Comuniadd de Madrid pide la aprobación de una Ley para la Movilidad Sostenible que afronte el reto de reducir drásticamente el uso del vehículo motorizado privado, para que la movilidad sea compatible con la salud, la calidad del aire, la conservación de espacios naturales, la disminución de las emisiones de CO2 y otros contaminantes y el cumplimiento de los compromisos del Protocolo de Kyoto para la lucha contra el Cambio Climático. El Paseo del Prado necesita de una actuación puntual enmarcada dentro de una concepción sostenible de la movilidad en toda la ciudad. Queremos que se conserven los bulevares de Prado, Recoletos y Castellana y que la reforma contemple la necesidad de su continuidad, permitiendo el tránsito de los peatones por las glorietas y plazas para evitar los enormes rodeos actuales, debido a un diseño que prioriza el tráfico rodado. Hagamos de la necesidad virtud y convirtamos la crisis económica en una oportunidad para diseñar la ciudad en función de las necesidades de los ciudadanos, su salud y su bienestar. Menos consumo, menos despilfarro nos pueden permitir más calidad de vida para todos.

10.10.08

Ecología y Feminismo

Las mujeres víctimas ambientales Las mujeres consumistas contra la mayoría de las mujeres del planeta Hay muchas razones para que el feminismo se interese por la ecología y la ecología por el feminismo. El feminismo en sus demandas de igualdad real entre mujeres y hombres, y en sus luchas históricas contra la opresión y el dominio masculino, deberá aprender a pensar más complejamente introduciendo además los parámetros ambientales en sus análisis y luchas. En la larga tarea emancipatoria de las mujeres, hoy no es suficiente el tener solo en cuenta las dimensiones sociales, legales, económicas o culturales. Es urgente reconocer también que la mayoría de las mujeres del primer mundo participan y se integran a menudo acríticamente en un sobreconsumo y destrucción de los escasos bienes ambientales del planeta, lo que a su vez daña las condiciones de vida de muchas mujeres en países menos desarrollados. Muchas mujeres fortalecen aún sin saberlo las relaciones mundiales del patriarcado industrializador y su modelo de desarrollo que genera un enorme continente de injusticia y desigualdad social junto a una gran destrucción y desigualdad ambiental sobre las propias mujeres. Las mujeres que participan en los estilos de vida y hábitos sobre-consumidores en un planeta vivo que muere aceleradamente, paradójicamente también participan en el empeoramiento de las condiciones de vida de la mayoría de las mujeres no integradas en los centros mundiales del desarrollo. Las mujeres modernizadas de este primer mundo que ya han conseguido importantes avances en el terreno de la igualdad entre mujeres y hombres mediante leyes igualitarias no sexistas, no solo contribuyen a la destrucción de los sistemas vivientes, sino que además también ayudan al mantenimiento de la opresión patriarcal y socioambiental de sus hermanas de sexo: las mujeres de países empobrecidos y no desarrollados. Las amenazas y lesiones ambientales al ser universales y colectivas convierten en víctimas a las mismas las mujeres y hombres en su conjunto, y son fundamentalmente comunes para toda la humanidad. Pero el consumismo y sus efectos de creciente destrucción ambiental crea nuevas y singulares divisiones internas entre las mujeres al ser protagonizado por las mujeres de los centros industrializados del planeta. La actual economía globalizada alimenta los suntuosos estilos de vida sobre-consumidores de una minoría de la población mundial que incluye también a las mujeres del mundo desarrollado, pero a la vez también consigue que la mayoría de las mujeres pobres sean las primeras víctimas que sufren la destrucción del medio natural local y global. .............................. Los feminismos de todo tinte y color, y en sus diferentes vertientes teóricas y de lucha ciudadana, también deben apuntarse con urgencia a esta asignatura pendiente de supervivencia y justicia ambiental colectiva. DAVID HAMMERSTEIN EURODIPUTADO de LOS VERDES http://www.davidhammerstein.org/ http://www.davidhammerstein.over-blog.com/

5.10.08

Renace el movimiento okupa en Madrid

pie de fotos "dos bicicríticos atienden la barra en el viejo Seco frente a uno de los murales"
"Debajo del asfalto está la huerta" se gritaba en el mayo francés. Hoy es el nombre de uno de los colectivos que dan vida al Centro Social Seco en el distrito de Retiro. Se dedica al cultivo y distribución de hortalizas ecológicas a pequeña escala. Un mágnífico local junto a la barrera urbana de la nefanda M30 cedido por el Ayuntamiento por un alquiler modesto da cobijo a un buen puñado de colectivos. Chavales del barrio navegan en ordenadores reciclados o cediddos, un grupo de coordinadores se reune para discutir distintos aspectos del funcionamiemento del centro, los de la Bici Crítica trabajan en su taller, atiborrados de cuadros, piezas, herramientas... todo ha sido sistematicamente clasificado y del taller han salido carritos con "sound sistem" "bicicletas jirafa" (tall bikes) y otros inventos que hacen las delicias de la Bici Crítica. Varias asociaciones de vecinos se alojan también es este centro colectivo. El viejo Seco nació hace muchos años en un colegio ocupado a punto de venirse abajo, en la calle Seco del barrio de las Californias. El curro de mucha gente hizo el milagro. El viejo Seco fue finalmente derribado y los viejos okupas se convirtieron en inquilinos.
Hace poco más de una año otro colegio fue ocupado en la calle del Acuerdo, en el barrio de Malasaña. Así nació el "Patio Maravillas". Allí se han reunido multitud de colectivos como la "Asamblea de Hombres contra la violencia de género" que prepara una manifestació para el próximo 30 de octubre. La Bici Crítica inauguró su segundo taller, que se reune todos los lunes y hace pocos meses hubo una campaña de autoinculpaciones por la okupación del edificio y se celebró una manifestación en la plaza de España para defender este nuevo espacio público.
Pero no acaba ahí lacosa, hace pocos meses una nueva okupación en la calle Atocha dió nacimiento al "Palacio Malaya": un magnífico centro social que cuenta con un café y un teatro, además de -no podía ser de otro modo- un tercer taller de la Bici Crítica. Hoy mismo la prensa recoge un simulacro de desalojo del palacio, mientras se celebraba una fiesta... aunque finalmente la fiesta continuaba y los policías municipales desistían de su intento.
Muchos jóvenes, desencantados de la política, se embarcan en estas aventuras colectivas para crear su propio espacio. Montan talleres de teatro, de música, de agricultura ecológica, de bicis, hacen fiestas, hay un bar con precios económicos. Cualquier iniciativa social, cultural... tiene cabida en los distintos espacios antes vacios.
Ahora que la crisis empieza a apretar, la okupación es de hecho una alternativa a la falta de espacios y dotaciones sociculturales en los barrios. El endeudamiento del Ayuntamiento ha relegado al baúl de los recuerdos hasta 40 equipamientos previstos, entre escuelas infantiles, centros de mayortes, equipamientos deportivos o culturales. El único centro deportivo co que contaban los 140.000 vecinos de Centro, junto al mercado de la Cebada, ha sido cerrado y veremos a ver cuando vuelve a abrir sus puertas. En Chamberí, el único parque para sus 250.000 vecinos -eñ Parque de Santander- ha sido privatizado para hacer un absurdo campo de tiro para practicar el golf y una pista circular que los vecinos llaman "tontódromo". La privatización de las insatalaciones deportivas del Canal de Isabel II ha hecho que los precios se disparen pasando de 30€ a 180€ por alquilar una cancha de baloncesto.En tiempos de crisis, frente a la privatización de los servicios públicos, las carencias de dotaciones sociales y el insultante abandono de inmuebles cerrados a cal y canto hasta que vengan mejores tiempos, la okupación puede ser una solución.

3.10.08

ÉTICA Y JUSTICIA

"Ética y Justicia" es el título del artículo de Ruth Toledano que publica hoy El País: http://www.elpais.com/articulo/madrid/Etica/justicia/elpepuespmad/20081003elpmad_13/Tes En la pasada "Feria de San Isidro" seis activistas de la organización Equanimal, saltaban al ruedo de Las Ventas para denunciar la sangrienta "fiesta nacional". Esta semana han declarado ante el juez, tras ser denunciados por la Comunidad de Madrid por incumplimiento del reglamento taurino. El juez naturalmente ha sobreseido el caso. La Comunida de Madrid hace sistematicamente la vista gorda sobre los numerosos incumplimientos del reglamento taurino que denuncian los animalistas, pero no puede tolerar la libertad de expresión en el coso de Las Ventas. "hasta ahí podíamos llegar" dirán la Presidenta y la "aficción". ¿Aficción a la tortura y el asesinato? ¿no estaremos más bien hablando de adicción a la muerte y el sufrimiento ajenos? ¿Qué culpa tiene el torico que está tranquilo en la dehesa, vienen unos desalmados y lo sueltan en la plaza, después de permanecer horas a oscuras, le clavan una puya para que salga al ruedo deslumbrado por el sol y aturdido por los gritos de los espectadores, para acabar muriendo ahogado en su propio vómito de sangre, tras sufrir inumerables lesiones musculares y medulares? ¡Qué dejen una puerta abierta para que el toro huya de la plaza, que es lo que hace un pacífico animal hervívoro cuando se siente en peligro! ¡Qué le dejen volver a su dehesa por cañadas y veredas! Y los mozos, si quieren que le sigan en romería desde Las Ventas hasta las dehesas extremeñas y andaluzas, en alegre romería, sin acosarle, sin herirle, sin hacerle sufrir. El la Plaza de Castilla, Sandro Zara y los otros cinco activistas denuncuiados por doña Esperanza Horrible, fueron aplaudidos y vitoreados al grito de ¡valientes! ¡valientes! antes de entrar a declarar. Un torero que tortura y asesina a un animal inocente e indefenso es tan cobarde como el hombre que maltrata y asesina a una mujer. Un aficcionado que aplaude y jalea en la plaza, es tan cómplice como quienes miran hacia otro lado cuando una mujer sufre la violencia machista. Ya sea una duquesa, un cantautor de prestigio o un simple paisano.

1.10.08

“Caídos del Cielo” de Paloma Pedrero o EL TEATRO TAMBIÉN CURA

en la foto Manuel Mata y Paloma Domínguez en un ensayo
“Caídos del Cielo” es el resultado de ocho años de trabajo en un taller para la reinserción sociolaboral de personas sin techo, personas sin hogar, personas rotas por diversas circunstancias.Paloma Pedrero, actriz, autora teatral, directora y activista social es el alma de esta historia que empezó hace ahora mucho tiempo, y que se pondrá de largo el el Teatro Fernando Fernán Gómez de Madrid el 30 de octubre de 2008, dentro de la programación del Festival de Otoño.Un proyecto arriesgado y singular en el que la galardonada autora dramática ha embarcado no solamente a voluntarios de dicho talle, auspiciado por la Fundación RAIS para la reinserción sociolaboral, sino también un variopinto grupo de actrices y actores profesionales de diversos perfiles y edades.“Caídos del Cielo” está hilvanada a través de dos personajes que fueran noticia en su día:Rosario Endrinal, una mujer que murió quemada en un cajero automático de Barcelona, mientras sus jóvenes asesinos grababan su “hazaña” en el móvil, y un anónimo mendigo que murió engullido literalmente por un camión de basura. Charito y Avelino inspiran esta función mágica en la que aparecen también otros personajes de muy variada personalidad. Personajes de la calle, unos con el corazón roto, otros orgullosos de su libertad en los márgenes del sistema. Todos con una verdad y una historia que contar.La compañía TEATRO DEL ALMA, ha puesto en pie una serie de personajes caídos del cielo, unas veces con grandes actores o actrices y otras con meritorios rescatados literalmente de la calle.Y es que el teatro resulta ser además de un entretenimiento más o menos popular y un medio de expresión, una formidable terapia con potencialidades desconocidas y raramente explorados.Sin duda alguna, esta historia de mendigos, clochards, cetreros de gorriones, yonquis, ludópata, esquizos, paranoides... en busca de sus almas rotas no pasará desapercibida. Una iniciativa que bien pudiera inspirar en el futuro otros proyectos que combinen el arte dramático con el activismo social.Ha sido un privilegio caído del cielo poder colaborar con el Teatro del Alma, como actor y como activista.Ramón Linaza, actor

29.9.08

PARTIDO VERDE necesario...ahora por Javier Esquembre

PARTIDO VERDE NECESARIO…AHORA Esta pequeña reflexión la inicio con el lema que nuestra asamblea usó en las elecciones después de haber perdido el concejal que teníamos: NECESARIOS/as AHORA. Después conseguimos dos concejales que por tres períodos hemos vuelto a mantener. En esta convención de LVE se abre una gran expectativa que debe responder a una enorme necesidad: que exista un partido verde a nivel estatal con implantación y con fuerza para ofrecer respuestas alternativas ante las diferentes crisis socioecológicas que afronta nuestra sociedad, cerca y lejos, en el campo, el mar o la ciudad. Comparto con todos y todas lo que nuestra asamblea ha ido trabajando. Somos un grupos que condensa lo que los verdes deben significar. Un trabajo de base que integró a personas del movimiento ecologista, del Movimiento de Objeción de Conciencia, Naturistas, Sindicalistas. Desde 1987 con representación municipal Hablar representando a una asamblea que es histórica y que ha respondido a la par de otras entidades sociales, ecologistas, sindicales, de solidaridad a los diferentes retos y embates de las políticas neoliberales nos lleva a rememorar las líneas generales que dan razón de nuestro ser y los retos que en clave verde. -La necesidad de dar respuesta a los problemas de nuestra época es compartida por muchas más personas de las que hoy estamos aquí, muchas más de las que conformamos LVE, los diferentes grupos verdes o asociaciones ecologistas, animalistas, de solidaridad o de derechos humanos… Es un clamor sentido que precisa de una organización capaz, eficaz, coherente y realmente alternativa. Como el área del triángulo: ¿área de la base por la alatura?. - Desde sensibilidades ecopacifistas, de género, de clase obrera, de solidaridad, nos hemos puesto en camino ya hace años para ofrecer hombros, brazos, ideas, cuando no puños, a la Naturaleza esquilmada y a tantas personas que quedan al margen de los beneficios de esta sociedad de falso desarrollo. Nuestras propuestas y proyctos…… - La solidaridad entre pueblos, entre generaciones, entre especies, nos motiva y alienta. Luchar para universalizar derechos y para que estos no sean privilegios ha sido una apuesta: en Palestina, Guatemala, el Sáhara o en el Polo Norte. - La actuación local desde una reflexión global, el pensamiento holístico, la necesidad de aunar fines y medios en sintonía gandhiana, la democracia radical nos ha caracterizado.. Y a veces ridiculizado. Toca reflexionar y crecer en coherencia e identidad. Hemos sabido ofrecer alternativas a conflictos cercanos o lejanos (Euskadi, Palestina, Sáhara, RD Congo) y parecemos incapaces de ofrecer respuesta a nuestro desánimo, nuestras divergencias y divisiones, nuestros protagonismos, nuestro afán sectario. Tal vez desconociendo que como hijos/as de nuestra sociedad de consumo venimos cargados del virus machista, productivista, militarista que el desarrollismo provoca. - Y al tiempo somos solución. Somos risa y propuesta, constancia y coherencia, ilusión y propuesta, energía y rebeldía. Somos eso en tantas partes, para tantas gentes. Y nos alimentamos del ejemplo de tantos grupos. De quienes en experiencias alternativas vuelven a la vida natural, rural, sencilla. De quienes hacen de la lucha obrera razón de ser para construir una sociedad justa. De quienes hacen de la paz bandera y desde la noviolencia y el antimilitarismo desarrollan un trabajo por la paz. Nos alimenta el ecologismo que vive desde la ciencia y desde la realidad, el naturismo, lo mov animalistas, todo con una clara conciencia de género. - De ahí nuestras propuestas: Frente al consumo energético, por la reducción de emisiones, por una movilidad sostenible, por la igualdad de género, por un buen uso de los residuos, contra la precariedad laboral, por la solidaridad internacional - Más de 1000 mujeres habrán muerto en el empeño de dar vida por condiciones de miseria en menos tiempo del que dure nuestra convención. 574 niños habrían muero por hambre o enfermedades fácilmente prevenibles. Miles de hectáreas habrán sido arrasadas por intereses neoliberales cerca de casa y en los confines de esta aldea global. Nuestro término municipal estará amenazado por recalificaciones urbanísticas, empresas contaminadoras, privatizaciones de servicios, trabas a la inmigración y a la multiculturalidad, la falta de respeto a los derechos de los animales, políticas que excluyen del bienestar a grupos desfavorecidos…… y ante eso podemos salir de acá con una dosis de energía y de rebeldía. Convencidos de que todos/as sumamos, cabemos, integramos. Y que la ecología inspira nuestra acción política. Javier Esquembre, concejal por Los Verdes de Europa en Villena, Alicante secretario federal de acción municipal

I CONVENCIÓN DE LOS VERDES DE EUROPA

1 I CONVENCIÓN DE LOS VERDES DE EUROPA Ateneo de Madrid, 27 de septiembre de 2008 SALUDO En nombre de Los verdes de Europa, bienvenidos a esta primera Convención. Podéis estar seguros de que vuestra presencia es el mejor estimulante para quienes tanto empeño estamos poniendo en la construcción de esta REALISTA UTOPÍA que ya hemos denominado “La Galaxia Ecológica”. Realista, porque es posible, y Utopía, porque sin ella no es posible abrirse camino. BREVE REPASO HISTÓRICO El término de “La Galaxia Ecológica” no lo hemos acuñado nosotros, pero lo hemos hecho nuestro porque es quizá la mejor y más afortunada expresión para definir el complejo y variado mundo de la ecología actual. Quienes lleváis mucho tiempo en él, sabéis por experiencia que no es nada sencillo unir todas esas posiciones, que sin embargo, luchan por la consecución de los mismos objetivos. Y quienes os habéis incorporado a él más recientemente, tenéis que saber que desde 1866, cuando por primera vez se establece, “la relación del organismo con su entorno”, los herederos de la ecología científica no han cesado de profundizar en el conocimiento. Gracias a ellos, se ha podido avanzar y dar el paso siguiente creando la organización. Es decir, lo que hoy se conoce como La Ecología Política. Que para muchos ecologistas, La Ecología Política no está exenta de connotaciones peyorativas, por el mal uso que muchos políticos han hecho y siguen haciendo de una actividad tan noble como es la política. La ecología política no se puede entender sin un criterio de globalidad. Es un pensamiento que articula una verdadera revolución social en torno a varios aspectos fundamentales: la protección del medio ambiente y la preservación de la naturaleza; la solidaridad social y la democracia. No tener en cuenta estos tres ejes, nos llevará a tener una aproximación incompleta del mundo de la ecología. La protección del Medio Ambiente es ante todo una lucha social y ciudadana. Y en esto, sí coincidimos todos los ecologistas. Lo que no es óbice para que reconozcamos también, que existen importantes divergencias entre quienes abogamos por la ecología política y quienes, por ejemplo, desarrollan su actividad militante en el sector conservacionista, medioambientalista etc. Por eso, desde la ecología política y haciendo prueba de la máxima comprensión, tolerancia y aceptación esa diversidad, hemos de hacer el máximo esfuerzo para explicar que los problemas del medio ambiente, son además de planetarios políticos. Y en consecuencia, no pueden ser resueltos por medio de soluciones parciales. Sería algo así como pretender luchar contra la pobreza en el mundo por medio de la limosna. A estos colectivos amigos, que en la gran mayoría de los casos actúan altruistamente y de buena fe, hemos de reconocerles su innegable contribución en la creación de una cierta conciencia ambiental. Pero al mismo tiempo, con gran respeto y sensibilidad, hemos de hacerles ver que en ocasiones, su radical apoliticismo puede llevarles, sin querer, a servir la causa del poder político y económico que más daño está causando al medio ambiente. 2 Y aún cuando para muchos de vosotros, la respuesta a la pregunta que voy a formular sea archiconocida, no está demás formularla para una mejor comprensión de las dificultades con las que a diario nos enfrentamos, para intentar explicar ¿Qué es la ecología política? Y lo primero que todos hemos de tener claro, es que la ecología política ni es nada nuevo ni nace de la nada. Desde finales del siglo XIX, pensadores de la ética y de la economía han empezado a explorar ese terreno. Y gracias a ellos se ha ido estructurando el pensamiento ecologista. Ellos son, por ejemplo, los precursores del establecimiento de un principio que hoy está muy de moda. Como es el principio de responsabilidad medioambiental. Que como todos sabéis, consiste en que el contaminador pague los daños causados. En ese marco, por ejemplo, se inscriben la adopción por parte de algunos gobiernos, como el inglés, de medidas como la “eco-tasa automovilística”. La ecología política, es pues, la heredera de un pensamiento que nació hace más de un siglo y muy próximo a eso otro que nació en la misma época y que reflexionó sobre el reparto de la riqueza en el mundo. Ya veis que los dos grandes problemas a los que hoy se enfrenta la humanidad no son nuevos. Ya a finales del siglo XIX, unos reflexionaban sobre el principio de responsabilidad medioambiental y otros sobre la economía distributiva. Y ambos alertaban sobre las consecuencias que para el planeta tendría la producción desenfrenada. Es decir, su empobrecimiento y por ende, el de sus habitantes. Un siglo después las premoniciones se están cumpliendo casi milimétricamente. Nuestro planeta ya está en situación de pobreza y miles de millones de seres humanos en situación de pobreza extrema. África, como todos sabemos, es un continente inmensamente rico en recursos naturales y sin embargo, la mayoría de su población padece hambruna y está aquejada por enfermedades erradicadas desde hace casi un siglo en los países más desarrollados. Y en parte de Asia y otras zonas del planeta, sucede exactamente lo mismo. Como podéis imaginaros, aquellos pensadores que criticaron razonadamente la “ideología del progreso” fueron estigmatizados y tachados de catastrofistas por el poder político y económico dominante de la época. Exactamente lo mismo que sucede en la actualidad con quienes cuestionamos el modelo neoliberal-productivista. Y si ellos demostraron que los ricos eran cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres, nosotros ya no tenemos esa necesidad, pues la evidencia es tan tangible como incuestionable. Aunque todavía haya quien se atreva a sostener que la producción desenfrenada y hasta salvaje, no es fuente de pobreza, todos sabemos que la realidad nos muestra lo contario. Y es precisamente en esta constatación, en la que toma cuerpo uno de los principios ideológicos básicos de la ecología política. Los Verdes han sido los primeros en el mundo en reivindicar “EL SALARIO MÍNIMO DE EXISTENCIA” para todos los seres humanos. Y es una pena que muchos ecologistas lo ignoren. De ahí esa labor de pedagogía tan importante que hay que hacer dentro de nuestra propia casa. Los Verdes fueron también – aunque haya sido a destiempo – los primeros en hablar de lo que hoy se conoce como DESARROLLO SOSTENIBLE. Quizá por eso hemos sido igualmente, los primeros en plantear un cambio radical de la Organización Mundial del Comercio (OMC), que debería pasar a denominarse Organización Mundial del Comercio Justo. 3 Y esta nueva denominación no es una cuestión baladí ni semántica, es para evitar la sobreexplotación de los recursos naturales del planeta y de miles de millones de seres humanos. Como seguro sabéis esta propuesta fue rechazada de plano por los países más poderosos del planeta agrupados en el G8. Lo que no impide a sus gobernantes que en sus cumbres hablen de solidaridad con los países más pobres. Exactamente como hace el Fondo Monetario Internacional, que sin embargo, con sus políticas es en buena medida responsable de la insolidaridad creciente entre el mundo desarrollado y el subdesarrollado. Los adversarios de la ecología política sostienen que la sociedad sólo puede fundamentarse sobre la base de la producción y el valor de las mercancías. O sea, exactamente lo contrario de desarrollo sostenible. Para ellos hay que producir más y más. El futuro del planeta es una cuestión secundaria. La noción de beneficio a corto plazo es la única que impera sobre todas las demás. Sin embargo, así como hasta hace bien pocos años, casi nadie cuestionaba la industrialización a ultranza ni la agricultura intensiva, hoy muy pocos cuestionan ya sus efectos devastadores sobre el planeta. Contaminación atmosférica y de las aguas, polución, enfermedades etc. Un cuestionamiento, que aunque está de actualidad tampoco es nuevo. Fijaros, el geógrafo y humanista Elisée Reclus, considerado como unos de los fundadores de la ecología política, ya denunció a finales del XIX esta industrialización a ultranza, así como la agricultura intensiva, como causa principal de empobrecimiento de los países que soportaban el yugo colonial y en los que el respeto por la naturaleza era simplemente inexistente. Y no se quedó ahí, cuando ni siquiera existía el término feminismo, planteó el control de la natalidad es esos países subdesarrollados. Pero sobre todo, planteó el pacifismo como eje principal de las políticas solidarias y duraderas. Que junto con la defensa de los derechos humanos constituye una de las principales señas de identidad de los partidos Verdes actuales. Después de este breve e incompleto repaso histórico, quizá muchos de vosotros os preguntéis, ¿Cómo es posible que habiendo sido tan precursores hoy los ecologistas nos encontremos en esta situación? Anteriormente, me he referido a la dificultad que tiene la ecología política para abrirse camino y con una pequeña retrospectiva quizá lo entendamos mejor. EMERGENCIA DE LA ECOLOGÍA POLÍTICA EN EUROPA Efectivamente, desde aquellos ecologistas y economistas audaces de finales del siglo XIX hasta René Dumont en Francia y Petra Kelly en Alemania ha transcurrido un siglo, durante el cual la ecología no ha formado parte de las preocupaciones esenciales de los gobiernos, ni tampoco de los ciudadanos. En Europa, sólo después del mayo del 68 francés se empiezan a atisbar los primeros síntomas sobre una nueva forma de hacer política. Los años 1971 y 72 serán especialmente importantes. Durante ese período aparecen las primeras publicaciones especializadas sobre ecología. También en ese mismo período de desarrollarán las primeras manifestaciones de protesta contra la construcción de las primeras centrales nucleares. Y en 1974, para sorpresa de toda la clase política tradicional y del mundo mediático, el ingeniero agrónomo y profesor René Dumont, considerado como el padre espiritual del Los Verdes franceses y cofundador del movimiento ATTAC, presenta su candidatura a la presidencia de la República Francesa. Y lo hace sabiendo que no tiene la menor posibilidad (obtendrá el 1,32% de los votos), pero aprovechará la cobertura mediática del acontecimiento, para presentar una propuesta ecologista a la sociedad francesa, denominada “Una Nueva 4 Utopía”. Lo que quizá no imaginaba, es que su propuesta traspasaría tan rápidamente las fronteras. Cinco años después (1979), en Alemania, junto con un reducido grupo, Petra Kelly fundaría el partido de Los Verdes. Y un año después llegaría al Parlamento Europeo y se convertiría en portavoz de los ecologistas. Tanto Réne Dumont como Petra Kelly, plantearon algo muy novedoso para la política de entonces, “hacer de la defensa del medio ambiente” el epicentro de la acción política del partido de Los Verdes. En nuestro país, por razones históricas, las cosas discurrían mucho más lentamente. Acabábamos de salir de una dictadura y la principal preocupación de todos los demócratas era que no volvieran a arrebatarles la libertad. Conviene recordar, y me refiero sobre todo a los más jóvenes que por fortuna no conocieron esa etapa, que en 1981 el Coronel Tejero irrumpió pistola en mano en el Congreso de los Diputados y que la democracia estuvo en peligro durante horas. En esas condiciones, hoy todos comprendemos que no eran tiempos para dar rienda suelta a las inquietudes vanguardistas que venían de Alemania y Francia. En buena parte, nuestra incorporación tardía a ese movimiento ecologista emergente en Europa, explica parte de las dificultades que posteriormente Los Verdes tendrían para estructurar un partido al estilo de sus compañeros europeos. La década de los 80, fue sin duda, la que más ilusión y esperanza suscitó en toda una generación de ecologistas que consiguieron demostrar que era posible hacer política de otra manera. Y en parte, eso fue posible gracias al EFECTO SORPRESA. EL EFECTO SORPRESA Hoy, tanto historiadores como analistas políticos, coinciden en que gran parte del espectacular éxito electoral conseguido por Los Verdes en esa década, fue debido al efecto sorpresa. Ni el poder político ni el económico esperaban ni estaban preparados para enfrentarse a un fenómeno de esa naturaleza. De repente se encontraron con que tenían el fuego en casa, pero pasado el desconcierto, reaccionaron construyendo cortafuegos. Y en este apartado, consciente de la interpretación que se pueda hacer del tema, intentaré ser muy cuidadoso para reflejar con claridad algunas de las conclusiones que muchos especialistas dan por sentadas. Según ellos, esos cortafuegos consistieron en potenciar desde el poder, la incipiente ecología asociativa que también emergió entonces. Y de ese modo alejar la posibilidad de una convergencia de esos movimientos con la ecología política que ya había conseguido llegar a las instituciones. Mucho más incomoda y fiscalizadora de la política tradicional. Y esa potenciación revistió diversas y variadas formas. Como por ejemplo, la financiación desde las instituciones públicas o privadas de diversas campañas de concienciación ciudadana sobre problemas ambientales. La creación de fundaciones para la reflexión sobre problemas ambientales, urbanísticos etc. En definitiva, que al igual que hoy, el intento de acaparación de un sector de la ecología, siempre ha sido una preocupación del poder. Naturalmente, para intentar neutralizarla de la mejor manera. Los partidos tradicionales, de corte conservador o progresista, también han practicado y siguen practicando ese intento de recuperación de la ecología más combativa. Ocurre, por ejemplo, aunque sean todavía excepciones, que en determinados ayuntamientos o Gobiernos Regionales, se subvencionen determinadas actividades desarrollas por asociaciones o movimientos ecologistas. Y sobre el principio, naturalmente, nada tendríamos que objetar. Si no fuera porque muchas veces esos colectivos ponen particular énfasis en explicar que ellos no quieren saber nada de política y que por supuesto, nada tienen que ver con los partidos políticos ecologistas. 5 En ese espacio es en el que la ecología política tiene que hacer un gran esfuerzo de pedagogía. Insisto, siempre desde la comprensión el respeto y la tolerancia, explicando bien que esa fragmentación, lejos de fortalecer la ecología la debilita. Y que en el sistema actual, por más que aborrezcamos la política tradicional, nunca hemos de perder de vista que el espacio político que dejemos libre, otros lo ocuparán en nuestro lugar para decidir por nosotros y sobre nuestro propio futuro. SITUACIÓN DE LOS VERDES EN ESPAÑA Y si esto es así, puede que muchos de vosotros se pregunten, si es sensato lanzar un nuevo proyecto político verde. Es decir, asumir el riesgo de contribuir a una mayor fragmentación del ecologismo. Máxime, en un momento en el que en países de nuestro entorno, están haciendo esfuerzos considerables para unir a toda la ecología. La respuesta es que sí. Precisamente por esas condiciones tan atípicas en las que se ha ido desarrollando el movimiento ecologista desde su aparición y las dificultades, aún no superadas, para estructurarse como referente político para ese sector de la sociedad que defiende el ideario ecologista. Ya he apuntado algunas de las razones históricas, a las que se han ido sumando, las políticas, las organizativas y porque ocultarlo, hasta las de índole personal. Lo cierto es que el partido de Los Verdes no ha logrado consolidarse ni como fuerza política homogénea ni representativa del amplio y disperso sector que lucha y defiende los postulados ecológicos en nuestro país. Y por aberrante nos resulte, hemos de reconocer que ecologistas sinceros y honestos se quedan en casa en momentos de elecciones y hasta los hay que votan a opciones políticas antagónicas con la ecología. Y la mayoría de los que estamos aquí, conocemos perfectamente esta situación por haberla vivido directamente. Y aquellos que la ignoren, les bastará para hacerse una idea, con echar simplemente un vistazo a los resultados de las pasadas elecciones generales del 9 de marzo. Nuestro pequeño desorden interno es de tal magnitud, que a esas elecciones los ecologistas hemos concurrido con tres siglas diferentes. Podría extenderme sobre las causas y echar mano de un glosario de justificaciones, pero no lo haré, porque no nos serviría para avanzar y sí para reavivar viejos rescoldos que acabarían quemándonos un poco a todos. Y no estamos aquí para saldar ninguna cuenta con el pasado. Al contrario, estamos aquí para mirar con ilusión y entusiasmo al futuro. Lo que no es óbice, para que saquemos enseñanzas de esa cruda realidad vivida hace sólo unos meses. Esas tres formaciones han sumado 90.109 votos. A penas el 0,2% de los sufragios. Y no me cabe la menor duda, de que de seguir en la situación actual, la próxima vez aún será peor, porque los dos grandes partidos tradicionales siguen trabajando incansablemente por consolidar el bipartidismo. Es decir, la polarización del voto entre progresistas y conservadores. Colocando a los ciudadanos en la disyuntiva de votar a unos para que no ganen los otros. Sin embargo, sería un error concluir que sólo esa falta de entendimiento y los innegables problemas organizativos existentes en Los Verdes, son los únicos responsables de esos malos resultados. Hemos de ser honestos con todos, pero sobre todo con nosotros mismos. No, por más empeño que pongamos en querer disfrazar la realidad, obligado es reconocer que entre Los Verdes existen diferencias políticas, organizativas y también estratégicas. Todas ellas, sin duda, superables por medio del debate respetuoso y la reflexión serena. Pero hoy día esas diferencias existen y el no reconocerlas nos está impidiendo avanzar. 6 SÓLO ENUMERARÉ ALGUNAS Y lo haré únicamente para intentar contribuir positivamente a la apertura de ese debate que debería llevarnos a la superación de esas diferencias. - No todos Los Verdes compartimos la necesidad de crear un espacio político propio. Pues bien, si todos tenemos voluntad de unión y conjuntamente construir un proyecto político, organizativo y estratégico común, es evidente que previamente tendremos que ponernos de acuerdo sobre la definición de nuestro propio espacio. - No todos tenemos la misma visión estratégica en materia de alianzas electorales. Y esa visión va desde quienes abogan por no establecer alianzas electorales con ninguna formación, pasando por los que estiman que la mejor opción puede ser el PSOE o quienes prefieren a IU. Esta confusión no se puede mantener en política y pretender que los ciudadanos nos vean como algo serio y coherente. - Al interior de Los Verdes tampoco existe una claridad total sobre nuestras relaciones con el movimiento ecologista asociativo. Ni tampoco con esos otros movimientos, que aún abogando por un modelo de desarrollo equiparable al nuestro, sin embargo y por poner un ejemplo, cuestionan el modelo de construcción europeo. Esta cuestión es crucial de cara al desarrollo de la ecología política. Y partidos verdes de nuestro entorno así lo han entendido, puesto que han logrado lo que hace un par de años parecía imposible. Demostrando así, que se puede ser altermundialista y a la vez ecologista. - Y no es menos evidente que existen divergencias sustanciales relativas al modelo de partido. Unos consideramos que sólo desde un modelo federal y descentralizado territorialmente se puede ser más dinámico y eficiente en la acción política, mientras que otros siguen viendo en el modelo confederal el instrumento ideal para hacer política. Todas estas cuestiones y algunas otras que no he enumerado, no son cuestiones de menor calado. Lo que en modo alguno significa que entre todos no seamos capaces de hallar la solución. Máxime, cuando ya está todo inventado. ¿QUÉ PRETENDEMOS Y QUEREMOS LOS VERDES DE EUROPA? Lo primero, mirar al futuro y tender la mano con generosidad y sin reservas a todos aquellos que hayan llegado al convencimiento de se necesita un partido Verde, estructurado, homogéneo, dinámico y responsable, capaz de ofrecer soluciones y alternativas viables a todos los problemas que tiene la sociedad española. Y el primer reto que tenemos por delante, es que no sólo unos pocos creamos en esa necesidad, sino que sea también compartida por un amplio sector de la sociedad. Y eso, queridos compañeros ya es harina de otro costal. Y sobre todo, no creáis que sólo Los Verdes españoles estamos en esa encrucijada. Hace unos meses, el equivalente francés de nuestro CIS, procedió a una macro encuesta de opinión y entre las múltiples preguntas, una se refería específicamente a Los Verdes. Y era la siguiente: ¿Cree usted que un partido ecologista es necesario? Por abrumadora mayoría los encuestados respondieron que NO. 7 Asombroso ¿no? Que en el país en el que surge la primera candidatura ecologista y donde Los Verdes han llegado a tener una fuerza considerable, los ciudadanos ya no consideren necesario tener un partido ecologista, no deja de ser preocupante para el futuro de la ecología. ¿Y cuáles pueden ser las razones de esta sorprendente respuesta? Pues entre las muchas que los especialistas barajan, la que más cuerpo toma, es la de la banalización de la ecología. Por paradójico que parezca, se habla tanto de ecología que ha llegado a convertirse en un tema banal. No transcurre ni un solo día sin que los medios de comunicación no hagan referencia a temas ecológicos. Y como es natural, Gobiernos, partidos políticos, constructores de automóviles, compañías eléctricas, petroleras, fabricantes de detergentes, todos sin excepción protegen y cuidan del medio ambiente ¿O no? Pues ese discurso ha calado en la sociedad de tal manera, que la ecología ha pasado de ser tema de reflexión a tema de conversación banal. Yo desde luego, suscribo que ahí está una de las principales causas del retroceso electoral que están padeciendo todos los partidos verdes. De otro modo no se explica que algunos hayan pasado en menos de 20 años de un 14% al 1,5%. ¿Y ante esta situación qué podemos hacer los ecologistas? Podemos hacer dos cosas. Aceptar la fatalidad y dedicar nuestro tiempo a otros menesteres. O no resignarnos y luchar todavía más. Y si elegimos esta segunda opción, es evidente que debemos tener en cuenta esta nueva realidad de pensamiento de la ciudadanía y elaborar nuestros discursos y orientar nuestras acciones teniendo en cuenta la evolución social y cultural que nos rodea. La acción reivindicativa y de denuncia sigue siendo el instrumento más útil de concienciación ciudadana. Y por más que nos tilden de alborotadores, no hemos de acomplejarnos, que eso es precisamente lo que pretenden nuestros adversarios. Conseguir más desmovilización social de la que ya existe. Pero tampoco hemos de caer en la tentación arrogante pensando que somos los únicos y los que más sabemos de ecología. Sin embargo, sí somos los que más tenemos que velar porque no se extienda esa visión reduccionista de la ecología que algunos pretenden dar. Ser ecologista implica hablar de economía, de enseñanza, de sanidad, de paridad entre hombres y mujeres, de la pobreza, de la inmigración y el paro etc. Ser ecologista, es demostrar que la conciencia ambiental es indisociable de la democracia. Que la ecología no emerge de la derecha ni de la izquierda, sino de sus propias raíces y se asienta sobre ideas y culturas diversas. Todo eso supone poner en evidencia toda esa superchería que partidos políticos y grupos económicos han tejido en torno a la ecología. Y supone igualmente, demostrar que se puede hacer política diferentemente. Con una mayor participación de los ciudadanos a través de sus instituciones más cercanas. Y, además hacerla de forma transparente. Incluso sin necesidad de nuevos instrumentos legales. Los que hoy existen en la administración local son suficientes en una primera etapa. Sólo de esa manera se evitará que siga creciendo el distanciamiento entre administradores y administrados. Naturalmente, también será necesario vencer ciertas resistencias, que por la procedencia de muchos de nosotros, aún existen dentro del propio mundo de la ecología política. Con esto quiero decir que no podemos seguir perdiendo el tiempo analizando las causas de proyectos fallidos. 8 A estas alturas por muy interesante que resulte intelectualmente seguir diseccionando el marxismo, para constatar su desinterés por el mundo rural, eso no nos ayudará e entender mejor la ecología. Tampoco es muy importante saber si somos revolucionarios o reformistas. Por eso hemos de superar cuanto antes esos debates, más bizantinos que otra cosa, y dedicarnos plenamente a los problemas actuales. Es mucho más importante unir esfuerzos y voluntades para cambiar lo que no nos gusta actualmente, que sumirnos en la melancolía soñando con lo que pudo haber sido y no fue. Llegar a las instituciones donde se toman decisiones tiene que ser una ambición legítima y noble. Pero llegar para cambiar y no con el objetivo de perpetuarse. Porque para eso ya están otros. Por eso tenemos que definir con claridad ¿cómo, con quién y para qué? A muchos de los que hoy estáis aquí, quizá este discurso os suene a una declaración de principios ya oída. O otros, por el contario quizá todos estos planteamientos les resulten de una gran tibieza. Todos sabéis sin embargo, que en política casi todo está inventado y que lo más difícil no es la elaboración del discurso teórico, la dificultad reside en elaborar unas pautas de comportamiento capaces de modificar las actuales. Y ahí nos topamos con todas las contradicciones del ser humano. Lo que Los Verdes de Europa proponemos es un proyecto político sin concesiones en el terreno de la ética, un militantismo desinteresado, generoso y voluntario. En el que valores como la solidaridad, la justicia social y la democracia sean verdaderos baluartes de nuestro ideario y estén presentes en todas nuestras acciones. Hay muchos aspectos de esta sociedad que no nos gustan y queremos cambiarlos y pretendemos hacerlo sumando esfuerzos y voluntades. Nada más sencillo y complejo a la vez. Contrariamente -debido al panorama de crisis actual – de lo que algunos puedan pensar, este es un momento propicio para lanzar un proyecto de esta naturaleza. No sólo porque el modelo económico que nos han vendido como garantía de progreso y bien estar, está haciendo aguas por todas partes, sino porque el declive de la izquierda en Europa es irreversible e histórico. Europa está viviendo una crisis de civilización y se está imponiendo una revolución conservadora. Y quienes hasta no hace mucho sostenían que ese declive de la izquierda era como consecuencia de la caída del comunismo, hoy ya no son tan categóricos. El declive se debe a la sequía de ideas y la falta de renovación en los casi últimos 30 años. Las fuerzas conservadores han sabido adaptarse mejor a esta nueva Europa, y ocupan más y mejor el espacio político. Tanto a nivel europeo, como estatal y local. A diferencia de la izquierda que sigue considerando esos espacios como diferentes. Es evidente que la derecha ha sabido adaptarse mejor a esta nueva Europa y a la Mundialización que la izquierda. En la última reunión de la Internacional Socialista, varios de sus dirigentes también han hecho esta constatación. Llegando incluso a reconocer que atravesaban una crisis profunda y que no tenían remedios para salir de ella. Sobre todo, porque desde hace más de una década los ciudadanos han ido abandonando progresivamente esa izquierda, otrora portadora de tantas esperanzas. Hoy esa vieja izquierda ya no tiene ningún referente al que agarrarse. 9 Ese espacio es el que tenemos que ocupar Los Verdes, con propuestas y alternativas más realistas y acordes con la situación actual y la que se avecina. Si nadie lo remedia, en 2015 la temperatura del planeta se habrá elevado en 2º y eso tendrá graves consecuencias para la humanidad. Tampoco podemos olvidarnos de los conflictos bélicos en el mundo. Y menos en este ciclo de crisis económica y financiera. Ni de ese progresivo recorte de libertades individuales y colectivas al que estamos asistiendo, fundamentalmente desde los atentados del 11M. Los Verdes de Europa somos un partido político con vocación de intervenir en todos los asuntos de la vida política y social, tanto a nivel local como estatal, europeo y planetario. Y ya para terminar, sólo unas pinceladas sobre una cuestión, diría de orden doméstico, pero que sin duda, es gran importancia para nuestro futuro. LA CUESTIÓN ECONÓMICA Esa independencia política de la que os he hablado, sabéis igual que yo que no será posible si previamente no somos económicamente independientes. Hacer política sólo con entusiasmo y voluntarismo no es suficiente. Y aunque no ignoro, que por tradición e incluso por pudor, las cuestiones crematísticas siempre se abordan muy de refilón, es importante que todos seamos conscientes de que nuestra pertenencia al partido lleva implícito el deber de contribuir a su mantenimiento. De lo contario ni habrá partido, ni proyecto política ni nada. Hemos, pues, de ser audaces e imaginativos para definir y llevar a la práctica una política de financiación propia, transparente y sin hipotecas de ningún tipo. Y eso va a requerir de todos nosotros un esfuerzo innegable, pero estoy convencido de esta dificultad también es superable, con trabajo, voluntad e imaginación. CONCLUSIÓN Concluyo con la esperanza de hoy hayamos sentado las bases de un proyecto capaz de ilusionar a bastantes más de los que estamos aquí. Y a la mayoría de vosotros, que habéis venido desde tan lejos, agradeceros el enorme esfuerzo que habéis hecho. Esa ya es una garantía de que este proyecto tiene futuro. Gracias a todas y a todos. Madrid, a 27 de septiembre de 2008 Manuel Rodríguez Barrero Secretario General de LVE

28.9.08

Caidos del cielo

...retomo hoy el bolg después de dos meses largos de parón... muchas cosas han sucedido hoy, sábado 27 de septiembre y no puedo dormirme. Esta mañana celebramos la I Convención de Los Verdes de Europa en el Ateneo de Madrid. Hay gente que piensa que Los Verdes somos como "extraterrestres" caídos del cielo. Dani Cohn-Bendit habla de la GALAXIA ECOLOGISTA y Manolo Barrero nos explica el "conceto" en su intervención como secretario general de la criatura (LVE). Caídos del Cielo, sí pero no extraterrestres, los verdes tenemos los pies en la tierra.

"Caidos del Cielo" es la función escrita y dirigida por Paloma Pedrero que estrenaremos el jueves 30 de octubre en el Teatro Fernando Fernan Gomez de Colón. Jose Luis y yo hacemos el personaje del cetrero de gorriones. Hoy nos hemos ido juntos tempranito de mañana desde la Oficina Verde Europea en Olavide hasta el Ateneo de la calle del Prado. Me ha echado una mano con la organización y la verdad que se lo agradezco porque hubiera estado un poco solo hasta que llegara la peña de Villablino, Villena, Estepona, Huelva, Valencia, Ronda, Valladolid, Sevilla, León, Torrelodones, Alcalá, Lozoyuela.... El niño ha nacido y se llama losverdesdeeuropa, parece sano y creo que crecerá fuerte y vigoroso. Ha llegado como caído del cielo, después de un largo y embarazo de dos años. "Madretierra" catering sostenible, empresa ligada a la Fundación Rais, nos ha dado de comer... aunque muchos nos hemos quedado con hambre y hemos tenido que reponer fuerzas por la pza de Sta Ana.

"Caidos del cielo" es el resultado de ocho años de trabajo en un taller teatral con personas sin techo, auspiciado por la Fundación Rais. Un regalo caído del cielo para un actor, que es -soy- también un activista. Otro día seguiré, pero no os perdais la función del 30 de octubre al 2 de noviembre.

5.7.08

LA CAMISETA por Kepa Tamames

Una vaz más llegan los San Fermin es y me ha parecido oportuno publicar aquí el artículo de Kepa Tamames, uno de los antitaurinos con quien coincidí recientemente en Bruselas para denunciar la sangrienta "fiesta": "Llegan de nuevo los Sanfermines, y con ellos la matraca diaria de todo medio que se precie, sea televisión internacional o periódico gratuito local. Para gustos, desde luego, pero a un servidor la información sobre eventos festivos le parece igual de ligera que una copita de lavavajillas como digestivo. Porque, reconozcámoslo, la cosa esta de los Sanfermines es pesada como ella sola. Que sí, que se trata de una fiesta superdivertida y que hay mogollón de gente en la ciudad. Una sociedad discreta, reservada y conservadora el resto del año, la pamplonica, bulle y se desmelena durante nueve días. Seguro que les suena de algo, aunque sólo sea por el elemental hecho de que, terciado junio, ya empiezan algunos con los dichosos Sanfermines para arriba y para abajo. Lo dicho, las fiestas más conocidas fuera de nuestro país, las más internacionales, sin parangón en lo pachanguero. Con su “lado oscuro”, añado yo. Y para tratar de explicarme tengo por delante el resto del artículo. Mi primer desembarco en los Sanfermines fue fugaz. Se produjo cumplidos los treinta y muchos, algo casi incomprensible teniendo en cuenta que he vivido siempre a no más de una hora por carretera de la vieja Iruña. En una rueda de prensa multitudinaria explicamos a periodistas de medio mundo el aspecto siniestro de la fiesta: las corridas de toros y los encierros. (Hasta donde yo sé, la primera vez que se cuestionaban a micrófono abierto estos últimos). Apenas una hora después del chupinazo yo cogía el autobús de vuelta a casa, no sin antes dar un pequeño paseo por el centro y detenerme en los puestecillos ambulantes, cargados hasta los topes de algunos elementos textiles ineludibles para la juerga. Hablo de los consabidos sombreros de paja desilachados, de las fajas rojas, de camisetas de quita y pon con toda suerte de mensajes que, dicho sea de paso, no rebosaban precisamente enjundia intelectual. Han pasado casi diez años de aquello, y todavía es lo que acude a mi cabeza cada vez que veo en la televisión imágenes de la fiesta. Una de las camisetas más solicitadas por el público no contenía frase alguna; simplemente estaba repleta de agujeros y desgarros, tintada toda ella de manchurrones rojos. Sí, son ustedes unos linces: representaba la de alguien que acabara de ser corneado brutalmente por un toro durante el encierro. Sea por mi particular sentido del humor, sea porque yo allí estaba a lo que estaba, quedé impactado por la escena. Se frivolizaba con el terrible hecho de que un animal acosado por la turbamulta penetre tu torso por aquí y por allá, te perfore el estómago, los pulmones, te abra de par en par las axilas. Tal vez se trate de una cuestión de déficit personal en cuanto a un apartado tan particular como el humorístico, insisto, pero les confieso que aquella visión permanece aún entre las más obscenas que he presenciado en mi vida. Me pregunto a través de qué extraño mecanismo mental puede aceptarse la banalización de la tragedia y elevarla luego a la categoría de drama social cuando de hecho ésta se produce. ¿Cómo es posible que la población en general asuma esa realidad con anodina complacencia –imagino que la prenda sigue dando buenos dividendos–, y luego se rasgue las vestiduras (la expresión ha surgido sola, lo siento) a la que un toro aterrado osa tocar con sus defensas al mozo de turno? Puestos a barrenar en lo morboso, imagino las portadas de los periódicos, la instantánea del corredor de turno con la vista perdida, llevado en volandas por los servicios de urgencias, enfundado en la camiseta, empapada ahora por su propia sangre y con orificios añadidos a los originales. Dado el severo estado de parestesia moral en que vivimos, hasta tengo dudas de que alguien se percatara del detalle. ¿En qué consiste la “fiesta”? ¿Acaso hemos reflexionado sobre si de verdad merece tal nombre una celebración nutrida de sangre inocente –me refiero a la de los toros, naturalmente–, y con frecuencia de la de sus agresores, los que corren a cientos delante, detrás, a los costados? ¿De verdad creen que se puede reservar el calificativo de “víctimas” a quienes con su sola presencia mantienen aterrorizados a los pobres bóvidos, que sólo muy de vez en cuando se defienden y le dan al valiente de turno su merecido? Sí, su merecido; a mí no me miren. Porque quienes se dedican en sus ratos de ocio a acosar a seres pacíficos por naturaleza deben asumir que la consecuencia razonable es que la víctima –ésta sí– acorralada haga uso en un momento dado del único arma que posee. Según mi modesto entender, lo de verdad lógico sería dejar que los mozos corneados se desangraran en el asfalto. (Nunca he entendido que se deban utilizar recursos sanitarios sufragados por todos para curar a gente irresponsable). Que se levanten si tienen bemoles, que recojan sus vísceras humeantes y que se vayan a su casa a lamerse las heridas, como hacen los pocos toros indultados que sobreviven al linchamiento en sus dos etapas, matinal y vespertina. Gajes del oficio, chaval, nadie dijo que esto fuera un juego inocente: te la has jugado y has perdido. A estas alturas del texto no pocos lectores estarán horrorizados con lo que he escrito. Y muchos entre quienes maldicen al medio que osa publicarlo serán los mismos que ven con agrado los puestos de fruslerías festivas, con su producto estrella en primera línea: la camiseta".

30.6.08

Decrecer para desarrollarse

por Pepa Gisbert en El Ecologista, nº 55. «Cada vez resulta más claro que la eficacia económica no sirve para resolver los problemas ambientales, además hemos de tener en cuenta el efecto rebote: aunque disminuye el impacto en el consumo de recursos por unidad de producto, en términos absolutos este consumo sigue incrementándose. Se fabrican coches de bajo consumo y gasolina sin plomo, pero aumenta el número de coches, de kilómetros recorridos y de autopistas; se generaliza el uso de bombillas y electrodomésticos de bajo consumo, pero aumenta el gasto eléctrico y el número de electrodomésticos por familia. Según Latouche no hay que entender el decrecimiento como una alternativa concreta al modelo actual, sino una llamada de atención sobre los riesgos de la situación que vivimos, un eslogan que agita conciencias, un grito por el cambio. Se plantea el decrecimiento como un paraguas donde poder empezar a deshacer el imaginario común de que el crecimiento es necesario para seguir adelante, un espacio donde desarrollar experiencias alternativas. Y es tarea de todos y todas llenarlo de contenido, decidir como debe ser la sociedad del futuro. Pero el término decrecimiento no es fácilmente aceptado. Al tiempo que aparece, se empiezan a escuchar voces críticas por sus connotaciones negativas y porque parece contradictorio que ahora se plantee decrecer también a los países en los que la mayoría de la población no ha llegado a conocer ni los mínimos derechos básicos, tales como alimentación, agua potable, vivienda digna... Además, según las voces críticas el decrecimiento nos traería desempleo y otros problemas sociales. Es interesante aquí recordar la diferencia entre crecimiento y desarrollo, entendiéndose que desarrollo es un término más amplio que no sólo incluye un aumento del bienestar material, sino también acceso a la salud y a la cultura, a una mayor felicidad. Así, el decrecimiento material, el no crecimiento del PIB, puede ser desarrollo, puede ser un crecimiento relacional, convivencial y experiencial. El propio Latouche utiliza una metáfora para explicar que el decrecimiento no tiene porque ser negativo: igual que cuando un río se desborda todos deseamos que decrezca y cese la crecida, que las aguas vuelvan a su cauce, lo mismo ocurre con la insostenibilidad de la situación actual. Decrecer no es, entonces, algo negativo, sino algo necesario. » Extraído de "Decrecimiento: camino hacia la sostenibilidad", de Pepa Gisbert Aguilar. El Ecologista nº 55.

Imaginemos una "IBERCOPA DE FÚTBOL"

El triunfo de la Selección Española en la Eurocopa anoche, constituye el acto colectivo de imaginación de la nación española más notable de las últimas décadas. Limitándonos al ámbito deportivo es necesario remontarse al año en que Franco celebraba los 25 años de su paz de los cementerios. Pero no exageremos, las manifestaciones contra la guerra de Irak, la masacre del 11 de marzo, la respuesta ciudadana antes los asesinatos de Atocha o el 23F, o contra el secuetro y posterior asesinato de Miguel Angel Blanco, han sido otros tantos hitos que han forjado la imaginación colectiva de la nación democrática desde entonces. Imaginemos ahora la celebración de una liga de selecciones territoriales de la península Ibérica. Portugal, Andorra y hasta Gibraltar participarían junto a las selecciones "nacionales" de Catalunya, Euskal Herría, Galicia, Andalucía, Canarias... pero habría también una selección Castellana? formaríamos "el resto" una selección única. ¿Como imaginamos nuestra identidad territorial? Catalanes, vascos, andaluces... no tienen dudas, pero y los madrileños, los cántabros, riojanos y murcianos? alguien puede imaginar a los maños, navarros, valencianos y mallorquines dentro de una selección castellana? es impensable. Así pues habría selecciones aragonesa, navarra, valenciana, balear... Castilla, la Castilla histórica y la Castilla actual, quedaría integrada por Asturias, Cantabria, La Rioja, Castilla, León, La Mancha, Madrid, Extremadura y Murcia. Un bonito plan para una posible compeniticón deportiva que permitiría imaginar como es nuestra diversidad ibérica. No hacen Iglaterra, Francia, Escocia, Gales e Irlanda el torneo de las 5 Naciones? ¿Cuantas supuestas naciones habría en el torneo de la COPA IBÉRICA DE FÚTBOL?

28.6.08

LA NACIÓN IMAGINADA en la Eurocopa

A finales del siglo XVIII empiezan a constituirse las naciones de ciudadanos através de la Revolución Francesa y La Constitución de los Estados Unidos norteamericanos. España se forja como nación con las Cortes de Cadiz de 1812 y la guerra de la Independencia. A lo largo del XIX nacen las naciones latinoamericanas, proceso que continúa en el s. XX con la desaparición de viejos estados dinásticos como los Imperios Austro-húngaro y Otomano, cuya implosión da lugar a nuevas naciones: húngaros, checos, esclovenos, croatas, griegos, libaneses, jordanos, iraquíes etc. Antes de la existencia del Estado Nación como institución política histórica, podemos hablar de esados dinásticos, aún cuando algunos de ellos contemplaran órganos de representación para la aristocracia, el clero o la burguesía. La nación necesita para ser percibida como colectivo dotado de identidad propia en el que se reconocen sus ciudadanos un esfuerzo colectivo de imaginación. Es la Nación Imaginada, hecho que se produce puntualmente cuando una inmensa mayoría de ciudadanos celebra simultaneamnete un acto social o institucional, ya se trate de las Elecciones Generales o de la Final de la Eurocopa. La Selección Española de Fútbol ha protagonizado y sigue protagoniozando hasta el domingo un formidable acto colectivo de imaginación de España. Tras haber vencido a Italia y Rusia, los nuevos héroes aspiran a hacerle morder el polvo al mayor y más poderoso de la Unión Europea: Alemania. El país entero contempla ante el televisor la grandiosa final de la Eurocopa de Fútbol entre las selecciones española y alemana. Nos son los futbolistas ya los que juegan el campo, es toda la nación -salvo algunos críticos minoritarios- la que unida hará posible el triunfo el Domingo. Las porras de los políticos. Rajoy acertó de lleno en el pronóstico del resultado del España-Italia: 3-0 Zapatero concedió una oportunidad a Italia: 3-1 La mayoría de políticos vaticinó un 2-1, como Llamazares, y algunos más un 2-0. Algún nacionalista irredento lamentaría la asuencia de su particular selección nacional. Pero en definitiva todos tenían algo que decir. ¿Y la final? ¿A caso no veremos al Rey junto a Zapatero y Rajoy presenciar la final? ¿Qué mayor intensidad de símbolos y representantes nacionales?

26.6.08

La voz de quienes no tienen voz

La idea de que los animales puedan tener ciertos derechos es relativamente nueva es relativamente nueva, pero avanza através de iniciativas como EL PROYECTO GRAN SIMIO. En Holanda fué elegido recientemente el primer diputado de un Partido de los animales. Los animales no tienen voz, verdes y animalistas nos proponemos darles voz en los foros políticos y sociales. Cuando hablamos de respetar el planeta y su biodiversidad, estamos hablando también del papel y el futuro de las otras especies con las que compartimos un planeta finito que ocupamos abusivamente en detrimento de la supervivencia de otras especies. Los animales son mirados mayoritariamente como meros productos de producción y consumo cuyo papel es satisfacer nuestras necesidades y caprichos. El toro está en la palza para mostrar la dominación de los animales humanos sobre el resto de los animales. No hay lugar para la compasión que permitiría ver la lágrima del toro. Los animales no tienen alma, como tampoco las mujerers la tenían hasta que en un Concilio, los hombres cristianos decidieran concedersela. En el futuro los animales tendrásn alma, identidad individual y ciertos derechos, particularmente los grandes simios, los anuimales domésticos o aquellas especies que han desrarollado su inteligencia de forma distinta a los humanos, como son los cetáceos. La mirada de compasión por los animales es al mismo tiempo una mirada de compadsión al planeta que nos permite vivir. Sería bueno recuperar algunas funciones tradicionales como la carga por parte de los burros, una especia que fuera muy popular en España y practicamente ha desaparecido. Pero también los animales de carga deben tener derechos que les protejan de la sobreexplotación y les garantice una vida arminosa. Tampoco las generaciones futuras tienen voz, aún no han alcanzado la mayoría de edad, o ni siqu8iera han nacido. Los políticos ecologistas debemos defender sus derechos en una democracia transgeneracional que debe garantizar a las generaciones futuras heredar un planeta habitable y sin hipotecas. En junio de 2009, los europeos eligiremos a nuestros representantes, esta es la voz de la ciudadanía europea. Los Verdes pedimos la celebración simultánea en todos los paises de la UE de un Referendum Europeo sobre el Tratado de Lisboa/Tratado Constitucional. Los Verdes, como partido europeo pedimos una Europa Unida políticamente entrono a nuestros valores ciudadanos, democráticos, sociales y ecológicos. SÍ A EUROPA CON LOS VERDES. Seguiremos llevando al Parlamento Europeo la voz de los que no tienen voz: los galgos, los toros, las plataformas ciudadanas y ecologistas que luchan contra el incumplimiento sistemático de las Directivas Europeas en materia de Medio Ambiente.

Video Comisión Europea por Día Mundial del Sida

Loading...